Shift

Milagros Echecopar Vía

Estrategia de innovación: alineada con la estrategia de la organización. ¿De dónde partimos? ¿Cómo la innovación nos va a ayudar a alcanzar nuestras metas?

Algunas preguntas al inicio de un proceso de innovación

Como vimos en nuestro SHIFT Forum sobre “Estrategias y Modelos de Innovación”, necesitamos un caso sólido y con el cual la gente se pueda conectar fácilmente para que nuestras organizaciones se embarquen de manera decidida en el camino de la innovación. Lo que vimos entre nuestros socios es que cuando comenzamos por alinear la estrategia de innovación con la estrategia de la organización, el proceso es más fluido.

Así, para comenzar es bueno preguntarnos: ¿Cómo llegamos a ser la empresa/institución que somos hoy? ¿Dónde queremos estar? ¿Cómo la innovación nos va a ayudar a llegar ahí?

Las respuestas a estas preguntas ayudan a que las personas se puedan identificar con el proyecto, sientan que nace de algo que les es cercano, con lo que se identifican. Si bien a lo largo de todo el proceso es clave promover un diálogo abierto que dé pie a un análisis valiente y honesto, esto es especialmente importante en esta etapa inicial, porque son las respuestas a estas preguntas las que nos dan claridad sobre el punto de partida y nos dan la oportunidad de darle forma a una aspiración valiosa.

Después comenzamos con las preguntas que nos llevan a construir el camino, la hoja de ruta. ¿Qué tipo de innovación vamos a trabajar?  En la industria alimentaria en América Latina hay, por ejemplo, empresas que han decidido que su estrategia consiste en innovar en el modelo de negocio, no en los productos, por lo que optan por tercerizar la producción. Otras empresas quieren innovar en productos y se fijan metas como lograr un 15% de ventas de productos que no se vendieron antes.

Y vemos que cada enfoque requiere diferentes formas de aplicar los modelos de innovación. Entonces surge la siguiente pregunta: ¿Qué modelo de innovación vamos a usar? En este punto las opciones son múltiples y puede optarse por diferentes modelos para distintos aspectos del proceso. Lo más obvio es comenzar por decidir entre innovación centralizada -desarrollando todo al interior de la empresa-, o descentralizada -trabajando con consultoras, con la comunidad (clientes, proveedores)-.

Como tenemos un negocio en marcha, no podemos destinar todos los recursos a innovación, por lo que surgen las siguientes decisiones en el proceso: ¿Cuánto vamos a invertir? ¿Qué cantidad de proyectos vamos a manejar? ¿Qué tan disruptivas son las propuestas que buscamos? ¿Qué tan preparada está la estructura de la organización para soportar una estrategia de innovación disruptiva? Las respuestas a estas preguntas permiten definir el nivel de riesgo y exigencia que la organización quiere y puede tomar. Existe el mito de que sólo es valiosa la innovación disruptiva. La realidad nos muestra que al desarrollar una estrategia de innovación hay que tener cuidado de no caer en ese mito, que podemos innovar a diferentes escalas dependiendo la estrategia que hemos trazado, de qué es lo que queremos lograr, y también que hay que ser conscientes de que mientras más disruptivas, generalmente es mayor el riesgo y la exigencia a la organización. Por eso, muchos optan por comenzar con algo pequeño para que los inevitables errores no generen mayor gasto, para obtener resultados que mostrar con relativa rapidez e ir contagiando al resto de la organización.

Respondiendo las preguntas propuestas se puede desarrollar una estrategia de innovación que no compita, sino que acompañe la estrategia de negocios. Tener claridad desde el inicio de qué se quiere y cómo se quiere lograrlo, reduce los niveles de estrés en la organización y da más libertad al equipo a cargo para tomar decisiones.

 

…” El problema con los esfuerzos de mejora de innovación radica en la falta de una estrategia de innovación… las empresas raramente articulan estrategias para alinear sus esfuerzos de innovación con sus estrategias de negocio… Sin una estrategia de innovación, los esfuerzos de innovación pueden convertirse fácilmente en una bolsa para contener las manidas mejores prácticas”…

“You need an innovation strategy”, Gary P. Pisano